viernes, 10 de abril de 2009

22

Escribo esto en un día especial. Un día lleno de nostalgia: de tantos buenos recuerdos, de recuerdos neutrales y de los malos también… Después de las tantas cosas que han pasado no me queda más que agradecerle a Dios porque me han hecho quien soy.

Puedo decir que he sufrido muchas decepciones en mi vida, que a veces me siento perdido entre tantas vicisitudes… Pero yo sé que de todo lo malo sale algo bueno, que gracias a esos malos momentos se pueden apreciar los buenos. Me considero muy afortunado porque aún sigo aquí, todavía puedo dar de mí aunque me hayan quitado tanto…

He visto como últimamente mi vida ha dado un giro sorprendente, como con ese giro y su fuerza centrífuga se han escapado tantas cosas… Pero así mismo con su fuerza centrípeta se han agregado algunas otras. Duele ver como se alejan algunas personas, lugares, rutinas. Es difícil acostumbrarse a lo nuevo.

En estos veintidós años de vida y en especial de dos años para acá he madurado mucho gracias a muchas personas que me han puesto los pies sobre la tierra (la manera en que lo hayan hecho no importa, en este caso “el fin justifica los medios.”) Esos sinsabores son los que me han hecho quien soy, que con mi Fe y mi esperanza puedo decir que por encima de todo eso sigo aquí siendo el mismo (pero mejorado), con mis buenas intenciones y con mis ganas de seguir mejorando…

2 comentarios:

9Misterios dijo...

Due to lack of a proper hug - one that shouldn't feel ackward but always does, probably because of my own nature... I will give you a written smile, via this space.
:)

P.S.: If I tell you that I love you, or that I care... I'd be technically lying. So I'll tell you that you amaze me. Because you do. And I couldn't lie about that.
May your days be happy... even on your birthdays.

1,000 dijo...

jeje danke schon, senorita.